11 de abril de 2017

Mentiras que matan

Autor/a: Sophie Hannah
Título original: The telling error
Traductor/a: Efrén del Valle
Edición: 1ª
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Roca
Año de edición: 2017
Número de páginas: 382
ISBN: 978-84-16700-48-6

La primera vez que oí hablar de esta autora fue con Los crímenes del monograma en el blog de Nitocris. Este título no me tentó pero sí Mentiras que matan cuando lo vi en la cuenta de Twitter de la editorial y tuve la suerte de ganar un ejemplar en el sorteo que organizaron.

Hannah nos presenta a Nicki Clements, una madre de familia que lleva una vida aparentemente normal hasta el día que, en un atasco en Elmhirst Road, reconoce el rosto de un agente de policía que está parando a cada uno de los vehículos. Nicki quiere evitar toparse con él a toda costa y, para ello, no dudará en hace una peligrosa maniobra y salir del atasco en el que está atrapada.

Parece que su plan para esquivar al policía ha salido bien –o eso cree ella- y puede continuar con su vida pero, al día siguiente, será interrogada por la muerte de Damon Blundy, un polémico columnista que residía en Elmhirst Road. Nicki no puede contarles a los detectives que la interrogan el porqué de su maniobra para evitar al agente que estaba parando a los vehículos ni responder a ninguna de las preguntas que le hacen ya que tendría que revelarles el secreto que podría arruinar su vida.

Con un título sugerente y una sinopsis muy atractiva, Mentiras que matan prometía una lectura que atrapa y te tiene pega a sus páginas pero, en mi caso al menos, no ha sido así. Cierto es que tiene un comienzo potente, enigmático y prometedor pese a saber desde el inicio que Damon Blundy ha sido asfixiado de una forma muy particular, que su asesino ha preparado una puesta en escena muy cuidada y que ha dejado un mensaje enigmático -“no menos muerto”- pintado para alguien.

Aunque la idea sobre la que gira la trama, plagada de mentiras y secretos, me ha parecido buena no me ha gustado nada el cómo la desarrolla la autora. Se parte del asesinato de Blundy y, a partir de ahí, Nicki –una mentirosa patológica- narra en primera persona sus motivos para no desvelar el secreto que guarda, pero es que lo hace contando mentiras absurdas y delirantes. Vale que es una novela y todo está permitido pero hay cosas que son de sentido común: nadie que sea inocente y esté considerado como sospechoso de asesinato se pone a mentir a la policía, salvo que esté para encerrar y tirar la llave.
El suyo es un personaje con el que no he logrado congeniar desde el comienzo pero tampoco lo he conseguido con el resto del elenco ya que me han parecido insulsos y nada perfilados puesto que Hannah nos da sus nombres y poco más. Hecho que me ha resultado tedioso porque había momentos en que no sabía cuál de los personajes estaba dando su punto de vista, sensación que se acrecentaba con unos diálogos divagantes y pasajes paranoicos.

Quizá no lo he leído en el mejor momento pero es que no he logrado meterme de lleno en la historia hasta el final cuando la autora va desenredando la madeja de mentiras sobre las que se teje la trama y, ni aún así, le he encontrado mucho sentido. A su favor diré que no he sido capaz de averiguar quién es el asesino, puesto que podía ser cualquiera de los sospechosos, y me ha dejado un poco descolocada.

Otro aspecto que me ha gustado y que contribuye a darle dinamismo a la historia es que se intercalan –con diferente tamaño y tipo de letra- algunas de las columnas que escribía Blundy, así como tweets, y los correos electrónicos de Nicki (parte fundamental para entender su secreto).

Que nadie se desanime si la historia le resulta atractiva o si le gusta el estilo de Hannah, como digo, tal vez no haya leído Mentiras que matan en el momento adecuado y mi opinión será, seguramente, completamente distinta a la tuya si te animas a leerlo.

Portada: https://imagessl6.casadellibro.com/a/l/t0/86/9788416700486.jpg
Imagen: https://ichef-1.bbci.co.uk/news/ws/660/amz/worldservice/live/assets/images/2014/09/19/140919135647_email_promos_624x351_thinkstock.jpg

8 comentarios:

  1. Pues, la verdad es que creo que no me atrae lo suficiente. Gracias por la reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te tienta lo mejor es pasar a otras lecturas más apetecibles.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Creo que de momento lo voy a dejar pasar^^ No me termina de convencer.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, si no te convence mejor dejar sitio a otros libros que sí lo hagan.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Gracias por la reseña, la verdad es que no me llama la atención.

    Un saludo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Leyna, a otras lecturas más apetecibles.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola guapa, pues la verdad es que no es la primera reseña negativa que leo de esta novela, que estaba a punto de coger en Amazon (en oferta por la semana del libro) y que finalmente me lo pensaré mucho. Yo tengo en casa, aparte de Los crimenes de monograma, Un juego de familia (todavía sin leer) a ver qué tal se me da con esta cuando la empiece, porque si no consigue convencerme creo que dejaré a esta autora para otros...
    Un besazo, y me alegro que mi reseña de Los crímenes del monograma te hicieran conocer a la autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, no conocía a Hannah hasta que leí tu reseña de Los crímenes del monograma y pensé que el listón de Agatha Christie era demasiado alto pero tal vez en su estilo fuera una buena opción.
      Para ser lo primero que leo de esta autora... no me ha dejado muchas ganas de seguir con su obra. Ya veremos qué pasa.
      Un saludo.

      Eliminar