15 de marzo de 2017

Martes con mi viejo profesor

Autor/a: Mitch Albom
Título original: Tuesdays with Morrie
Traductor/a: Alejandro Pareja
Edición: 20ª ed.
Lugar de edición: Madrid
Editorial: Maeva
Año de edición: 2011
Número de páginas: 215
ISBN: 978-84-15140-15-3

Martes con mi viejo profesor es una historia real, la que vivió el propio autor junto a Morrie, un profesor de psicología social que se preocupaba porque sus alumnos se implicaran en la materia que él impartía, dándole un sentido práctico, y estando siempre ahí para lo que éstos pudieran necesitarle. Y entre todos ellos destacaba Mitch, con el que tenía una conexión especial.

Sin embargo, desde el día de la graduación profesor y alumno pierden el contacto porque, como la mayoría cuando nos graduamos, Mitch piensa que se va a comer el mundo y es el mundo quien le come a él. Pero tiene suerte y la vida le va bien tanto en el terreno profesional, ya que termina siendo periodista deportivo, como en el personal junto a su mujer.

A Morrie, en cambio, no le va tan bien ya que cuando tiene todo el tiempo del mundo para dedicarse al baile, una de sus pasiones, le detectan esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa y con pronóstico mortal. Sabiendo que le queda poco tiempo decide no abandonarse a su suerte y aprovecharlo al máximo.

Los protagonistas reales: Morrie y Mitch Albom
Un día, tras ver un programa de televisión en el que entrevistan a Morrie hablando sobre su enfermedad y las ideas que había ido escribiendo sobre su propia muerte, Mitch se siente culpable por no haber mantenido el contacto y decide ir a visitarlo. A partir de ahí se inicia una serie de visitas todos los martes en los que profesor y alumno hablan sobre distintos aspecto de la vida, el amor, la amistad y la muerte.

Pese a saber que es una historia real me ha llamado la atención la naturalidad con la que Morrie, al que llegamos a conocer no sólo por la descripción que se nos da sino también por su forma de pensar, habla de la enfermedad que padece y de cómo depende de las personas que le rodean hasta para las cosas más nimias como sonarse la nariz. Esto me ha hecho reflexionar sobre si, en su lugar, hubiese aceptado con tan buen talante una enfermedad tan cruel. Decididamente, no.

Narrada en primera persona y con un estilo sencillo, sin artificios, Martes con mi viejo profesor refleja una historia emotiva y de superación que se lee bastante bien pero, si he de ser sincera, no ha cumplido mis expectativas por dos motivos: el primero, porque me esperaba una relación profesor-alumno completamente distinta a la que me he encontrado, pensé que sería una relación en la que el profesor actuaría como un guía que ayuda a su alumno a tomar decisiones fundamentales en su vida. Y, el segundo, porque la sombra de la autoayuda planea por todas las páginas del libro con un sinfín de frases sobre que el ser humano no debe conformarse con cosas materiales para ser feliz.

Dejando de lado este último aspecto es una lectura agradable, aunque soy consciente que no a todo el mundo le gustará.

Portada: http://2.bp.blogspot.com/-2nvAYvlpbvc/VgjcSAXO69I/AAAAAAAAGXc/0sXvY_RtntI/s1600/Martes%2Bcon%2Bmi%2Bviejo%2Bprofesor.jpg
Imagen: http://2.bp.blogspot.com/-GvV9uu5sf2I/UnaOCM4Rw8I/AAAAAAAAErI/S0H-BV7xk4c/s1600/screen-shot-2011-12-26-at-4-41-19-pm.png

8 comentarios:

  1. Pues la verdad es que no me llama mucho la atención... entre el tema autoayuda que comentas y que parece demasiado sentimental la dejaré pasar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente porque es un libro que tampoco habría leído de no haberlo tenido en casa.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Hola! No conocía este libro, pero por lo que decís de esas frases de auto ayuda no creo que pudiese llegar a gustarme. Tuve malas experiencias con los libros de este género/estilo, siempre siento que repiten y repiten cosas obvias, que si quiero ser feliz, puedo y blabla jaja.
    Qué pena que te haya decepcionado la relación alumno-profesor, también lo esperaría como una especie de guía (o consejero), capaz es que estamos acostumbrados a verlo de ese modo, y este se sale un poco de lo corriente.
    Espero que tengas más suerte en tus próximas lecturas, y te entretengas mucho más :)
    Acabo de conocer tu blog, te sigo desde ahora. Besotes, nos leemos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas.
      El tema de la autoayuda rechina un poco, sí. Es lo que dices, repiten cosas obvias y lógicas pero tiene que haber libros para todos los gustos.
      También espero que las próximas lecturas sean más entretenidas.
      Un saludo y bienvenida.

      Eliminar
  3. La verdad es que no es un libro que me hubiese llamado la atención para leerlo, si lo hubiese encontrado en la estantería de una librería ni me hubiese fijado en él y por lo que cuentas tampoco creo que deba leerlo, sigue sin convencerme porque no es mi estilo
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdas nada por no leerlo, Laurita. Cuando no nos convence un libro lo mejor es dejarlo a un lado y dar paso a otras lecturas que nos atraigan más.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola!
    No conocía esta libro pero tampoco me llama la atención, no se, pienso que sería una lectura con la que no disfrutaría, así que lo dejo pasar, pero muchas gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente entendible, Sheila. Los libros son para disfrutarlos y si alguno no nos tienta, lo que dices, mejor dejarlo pasar.
      Un saludo.

      Eliminar