23 de febrero de 2017

El Castillo

Autor/a: Luis Zueco
Edición: 1ª ed.
Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2015
Número de páginas: 688
ISBN: 978-84-666-5774-7

Que me gustan las novelas policíacas y de suspense es evidente pero también las de corte histórico me apasionan así que, buscando reseñas de este género, me topé con El castillo de Luis Zueco, autor del que no había leído nada porque me era totalmente desconocido hasta el momento.

El castillo nos traslada a la Edad Media española, concretamente al siglo XI más conocido como el siglo de las cruzadas porque los reinos cristianos europeos responden a la llamada del Papa para arrebatarles el control a los musulmanes de Tierra Santa. En la Península Ibérica el Califato de Córdoba va perdiendo hegemonía a favor de los Reinos de Taifas y a lo largo de la cordillera septentrional surgen diversos núcleos de población cristiana constituidos por las gentes establecidas en esas montañas, y por otras que en ellas buscan refugio, continuando así la resistencia a los invasores musulmanes.

Zueco nos lleva a uno de esos núcleos, concretamente a Loarre, territorio fronterizo entre la tierra llana y la ocupada donde el rey Sancho III el Mayor manda construir un castillo defensivo que, gracias a su situación estratégica, sirviera tanto para frenar los ataques musulmanes como de base para la reconquista de los territorios ocupados. Así pues, el rey hace llamar al último maestro constructor lombardo que queda en la Península ya que nadie más que él puede construirlo.

Junto al lombardo, hombres y mujeres irán hasta Loarre para construir el castillo con la esperanza de encontrar un futuro mejor. Entre ese grupo se encuentran Ava, mujer poco común no sólo por el color de su pelo sino por ser una aguerrida y ducha arquera; un sacerdote, religioso defensor del antiguo rito hispano; Eneca, hija del señor de Xabier que deberá sobrevivir sola tras quedarse huérfana y cuya mirada es especial; Juan, maestro carpintero, al que el lombardo tomará como su aprendiz; su hijo Fortun, un muchacho introvertido que no muestra aparente interés por nada y Javierre, el hijo de un pastor, que se convertirá en el mejor amigo de Fortún.

El Castillo narra, por un lado, la historia de aquellas gentes y de quienes les gobernaban, así cómo su forma de vida, sus antiguos ritos que terminaron desapareciendo en pos del impuesto por el Papa y la creación del reino aragonés por Ramiro I. Por otro, su construcción y las vicisitudes por las que se pasan para llevarlo a cabo, convirtiendo al propio castillo en uno de los personajes más importantes de la novela.

Narrado en tercera persona y con abundantes diálogos, Zueco crea una obra muy bien estructura, con unos personajes definidos –tanto los ficticios como los reales- a los que vemos evolucionar según pasamos las páginas. Seremos testigos mudos de las conspiraciones, batallas, amores, asesinatos, viajes, traiciones y un sinfín de cosas más por las que pasan los personajes y el propio castillo hasta que es terminado.

Pese a sus casi setecientas páginas, su lectura no es nada pesada ya que el ritmo se mantiene a lo largo de la obra. Sin embargo, las partes dedicadas a la construcción y a la arquitectura pueden resultar un poco tediosas ya que, aunque hay términos que sí nos pueden resultar conocidos, muchos otros no lo serán. Personalmente he tenido que recurrir a Google para saber lo que es una torre albarrana. No os preocupéis por esto, porque es una mínima parte y, en general, la terminología está muy bien explicada.

Lo que más me ha llamado la atención es la recreación de aquella época pudiendo imaginar todos los escenarios en los que se desarrolla la acción así como la propia construcción del castillo, desde su ubicación en una montaña hasta la edificación de sus torres, abadía, murallas… Otro aspecto que también destacaría es que los topónimos de las ciudades se mantienen y así, Zaragoza es Saraqusta o Barbastro es Barbatur.

El Castillo, primera parte de la Trilogía Medieval, es una buena novela histórica que hará las delicias de quienes os adentréis en sus páginas y desde ya os digo que os entrarán muchas ganas de visitar el castillo de Loarre que está considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa, con sus casi mil años de existencia.

Os dejo un vídeo del castillo de Loarre para terminar de picar vuestra curiosidad.

2 comentarios:

  1. Hola!
    La novela histórica por el momento no es lo mio, suelo leer muy pocos libros de este género... y para ello me tiene que convencer muy mucho... y este no es el caso, así que lo dejo pasar, pero muchas gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien, no nos puede convencer todo y seguro que tendrás otros títulos más tentadores esperando a ser leídos.
      Un saludo.

      Eliminar