23 de febrero de 2017

El Castillo

Autor/a: Luis Zueco
Edición: 1ª ed.
Editorial: Ediciones B
Año de edición: 2015
Número de páginas: 688
ISBN: 978-84-666-5774-7

Que me gustan las novelas policíacas y de suspense es evidente pero también las de corte histórico me apasionan así que, buscando reseñas de este género, me topé con El castillo de Luis Zueco, autor del que no había leído nada porque me era totalmente desconocido hasta el momento.

El castillo nos traslada a la Edad Media española, concretamente al siglo XI más conocido como el siglo de las cruzadas porque los reinos cristianos europeos responden a la llamada del Papa para arrebatarles el control a los musulmanes de Tierra Santa. En la Península Ibérica el Califato de Córdoba va perdiendo hegemonía a favor de los Reinos de Taifas y a lo largo de la cordillera septentrional surgen diversos núcleos de población cristiana constituidos por las gentes establecidas en esas montañas, y por otras que en ellas buscan refugio, continuando así la resistencia a los invasores musulmanes.

Zueco nos lleva a uno de esos núcleos, concretamente a Loarre, territorio fronterizo entre la tierra llana y la ocupada donde el rey Sancho III el Mayor manda construir un castillo defensivo que, gracias a su situación estratégica, sirviera tanto para frenar los ataques musulmanes como de base para la reconquista de los territorios ocupados. Así pues, el rey hace llamar al último maestro constructor lombardo que queda en la Península ya que nadie más que él puede construirlo.

Junto al lombardo, hombres y mujeres irán hasta Loarre para construir el castillo con la esperanza de encontrar un futuro mejor. Entre ese grupo se encuentran Ava, mujer poco común no sólo por el color de su pelo sino por ser una aguerrida y ducha arquera; un sacerdote, religioso defensor del antiguo rito hispano; Eneca, hija del señor de Xabier que deberá sobrevivir sola tras quedarse huérfana y cuya mirada es especial; Juan, maestro carpintero, al que el lombardo tomará como su aprendiz; su hijo Fortun, un muchacho introvertido que no muestra aparente interés por nada y Javierre, el hijo de un pastor, que se convertirá en el mejor amigo de Fortún.

El Castillo narra, por un lado, la historia de aquellas gentes y de quienes les gobernaban, así cómo su forma de vida, sus antiguos ritos que terminaron desapareciendo en pos del impuesto por el Papa y la creación del reino aragonés por Ramiro I. Por otro, su construcción y las vicisitudes por las que se pasan para llevarlo a cabo, convirtiendo al propio castillo en uno de los personajes más importantes de la novela.

Narrado en tercera persona y con abundantes diálogos, Zueco crea una obra muy bien estructura, con unos personajes definidos –tanto los ficticios como los reales- a los que vemos evolucionar según pasamos las páginas. Seremos testigos mudos de las conspiraciones, batallas, amores, asesinatos, viajes, traiciones y un sinfín de cosas más por las que pasan los personajes y el propio castillo hasta que es terminado.

Pese a sus casi setecientas páginas, su lectura no es nada pesada ya que el ritmo se mantiene a lo largo de la obra. Sin embargo, las partes dedicadas a la construcción y a la arquitectura pueden resultar un poco tediosas ya que, aunque hay términos que sí nos pueden resultar conocidos, muchos otros no lo serán. Personalmente he tenido que recurrir a Google para saber lo que es una torre albarrana. No os preocupéis por esto, porque es una mínima parte y, en general, la terminología está muy bien explicada.

Lo que más me ha llamado la atención es la recreación de aquella época pudiendo imaginar todos los escenarios en los que se desarrolla la acción así como la propia construcción del castillo, desde su ubicación en una montaña hasta la edificación de sus torres, abadía, murallas… Otro aspecto que también destacaría es que los topónimos de las ciudades se mantienen y así, Zaragoza es Saraqusta o Barbastro es Barbatur.

El Castillo, primera parte de la Trilogía Medieval, es una buena novela histórica que hará las delicias de quienes os adentréis en sus páginas y desde ya os digo que os entrarán muchas ganas de visitar el castillo de Loarre que está considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa, con sus casi mil años de existencia.

Os dejo un vídeo del castillo de Loarre para terminar de picar vuestra curiosidad.

20 de febrero de 2017

Memorias de Adriano

Autor/a: Yourcenar, Marguerite
Título original: Mémoires d’Hadrien
Traductor/a: Julio Cortázar
Edición: 20ª ed.
Editorial: Edhasa
Año de edición: 2002
Número de páginas: 367
ISBN: 84-350-1557-2

Quizá Memorias de Adriano ha sido la obra más importante de Yourcenar o, al menos, a la que más tiempo dedicó. De hecho, pasaron años desde que la comenzó en 1924 hasta que se publicó por primera vez en 1951; durante ese tiempo la destruyó, la pensó, y la volvió a escribir hasta terminarla a su gusto. Por tanto, quien se anime a leer sus páginas no espere encontrar una novela histórica ágil y con un ritmo fluido porque no lo va encontrar. Estas memorias están escritas con un lenguaje sumamente cuidado, incluso poético me atrevería a decir, en el que los diálogos brillan por su ausencia y el ritmo es sumamente pausado.

Yourcenar nos presenta esta obra bajo el formato de una extensísima carta escrita en primera persona y dirigida a Marco Aurelio, su nieto adoptivo y futuro sucesor del Imperio Romano. Estamos en el siglo II d.C. y Adriano, enfermo de una afección coronaria, redacta esta misiva al saberse próximo a la muerte en la que reflexiona sobre su vida, sus años como emperador y militar, sobre el amor y la pasión y, cómo no, también sobre la muerte.

Al igual que la división del libro, tres son las etapas que se aprecian en la vida de Adriano. La primera comprende su infancia en Hispania y la esmerada educación que recibió tras morir su padre al quedar bajo la protección del emperador Trajano, así como los años de su larga carrera tanto en cargos civiles como militares y que sentarían, posteriormente, las bases de su directriz política.

La segunda abarca el período en el que Adriano acompaña a Trajano en las guerras dácicas como tribuno y cuestor quedando, posteriormente, al frente de las legiones en los territorios de Oriente y permanece allí hasta que recibe la noticia de la muerte de Trajano, apenas días después de saberse designando como su sucesor, para volver a Roma tras ser aclamado por sus legiones como emperador.

La última parte hace referencia a sus años como emperador del Imperio Romano, dedicándose a consolidar las fronteras frenando, así, la expansión territorial y renunciando a nuevas conquistas bélicas para promover el ideal de paz en todos sus dominios. Son años en los que se dedicó a recorrer y administras las provincias imperiales, a fundar ciudades, construir carreteras y monumentos y a viajar por el mero placer de conocer mundo.

La autora deja a un lado los hechos históricos como tales para centrarse en los aspectos que marcaron la vida de Adriano, ofreciéndonos de este modo, las impresiones del emperador sobre la sociedad romana, las personas que rodearon su vida, su concepción de las artes en todas sus vertientes, su matrimonio de conveniencia con Sabina y la pasión que sintió por su joven amante Antínoo y el dolor que le causo su muerte prematura.

Pese a ser un libro complejo, con muchas reflexiones y matices, merece la pena acercarse a la vida de Adriano. Eso sí, hay que tener en cuenta que no deja de ser una novela y, como tal, hay partes que no son fieles a la realidad puesto que han sido modificadas y otras que ni siquiera existieron, al igual que muchos personajes que se mencionan a lo largo de las páginas.

Tras leer Memorias de Adriano me quedé con ganas de saber más sobre este personaje de la historia del Imperio Romano y descubrí que fue un hombre complejo, enérgico y de gran carácter; curioso y vanidoso, tirano en algunos momentos, y capaz de matar sin que le temblara el pulso, al que la enfermedad hizo irritable y cruel. Todo un personaje con sus luces y sus sombras.

A quien se anime a leerlo le recomiendo la edición de Edhasa traducida por Julio Cortázar y que contenga los cuadernos de notas a las Memorias de Adriano, complemento perfecto para que le quede claro al lector la realidad de los hechos históricos de los hechos novelados.

Portada: https://img.milanuncios.com/fg/2171/73/217173027_1.jpg
Imagen: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/7e/48/17/7e4817301df61f60106e94a87043159f.jpg

16 de febrero de 2017

Entre manos |6|

Después de leer ni sé la cantidad de reseñas estupendas sobre este libro, que no hacían más que ponerme los dientes largos, al fin he podido hacerle hueco. Lo cierto es que las expectativas son bastante altas y espero que no me defraude. Os dejo la sinopsis y el booktrailer a ver qué os parece:

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.
El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?
Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.


13 de febrero de 2017

El sanador de caballos

Autor/a: Gonzalo Giner
Edición: 6ª ed.
Lugar de edición: Madrid
Editorial: Planeta, colección booket
Año de edición: 2010
Número de páginas: 798
ISBN: 978-84-8460-744-1

No había oído hablar de ninguna obra de Gonzalo Giner hasta que leí la mini reseña que la biblioteca del barrio suele poner junto a las novedades o a los libros que van a leer en el club de lectura. Si el título me llamó la atención no me pude resistir a leerla al saber que era una novela de corte histórico y que había caballos de por medio.

Giner nos traslada a la España medieval del siglo XII donde gran parte de la Península está ocupada por los musulmanes. Época ésta en la que se viven momentos de convulsión debido a las continuas alternancias de guerra y paz entre los reinos cristianos y musulmán por el impulso de recuperar los territorios ocupados, así como por los intentos de unificación y desunión de los distintos bandos. En este contexto histórico tuvo lugar la Batalla de Alarcos el 19 de julio de 1195 donde se enfrentaron las tropas cristianas del Reino de Castilla contra las almohades del califa Yusuf II, a los pies del Castillo de Alarcos, y que supuso una dura derrota para el bando cristiano que no logró sobreponerse hasta la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

En uno de los numerosos ataques sorpresa que siguieron a la Batalla de Alarcos Diego de Malagón ve pávido cómo un grupo de imesebelen, los soldados más fanáticos del califa, asesinan brutalmente a su padre y a su hermana mayor y secuestran a sus otras dos hermanas más pequeñas sin que él pueda hacer nada por salvarles. Desde ese momento Diego tiene que afrontar su nuevo destino con la única compañía de su fiel yegua Sabba.

Sin nadie a quien recurrir, Diego abandona la posada que regentaba su familia para dirigirse a Toledo junto a miles de refugiados con la única idea de vengar a su familia y rescatar a sus hermanas. Allí conocerá a Galib, un afamado albéitar o sanador de caballos, que, asombrado por su don natural para tratar a estas magnificas criaturas, le toma bajo su protección y le enseña todos los secretos del noble arte de la albeitería. Sin embargo, algo ocurre y Galib repudiará a Diego echándolo de su casa.

En los diecisiete años en los que acompañamos a Diego de Malagón le veremos crecer, amar aún más a los caballos y, a través del aprendizaje de la albeitería, vivir un sinfín de venturas y desventuras que le harán recorrer los reinos cristianos y musulmán, se codeará con personajes tan ilustres como Sancho VII, rey de Navarra, o Álvaro Núñez de Lara y participará en la batalla de las Navas de Tolosa para recuperar el territorio andaluz que estaba en posesión de musulmanes.

Lo que más me ha gustado de esta novela es la recreación de la época en la que trascurre la acción, el personaje de Estella –una de las hermanas de Diego- y el coraje que desprende pese a las vicisitudes por las que tiene que pasar y, cómo no, la pasión que trasmite Giner por la albeitería y los caballos; uno de los elementos más importantes que tenía el hombre en la Edad Media ya que no sólo servían como transporte o eran esenciales para arar los campos, junto a mulas,burros y bueyes, sino que constituían una poderosa arma en los campos de batalla. No en vano Giner es veterinario desde 1985 y sus conocimientos sobre la materia quedan reflejados a lo largo de la novela.

De lectura ágil y con un lenguaje sencillo, las casi ochocientas páginas se pasan volando porque la historia te atrapa de principio a fin.

Si quieres saber por qué Galib echó a Diego de su casa, al que quiere como a su propio hijo, o si éste es capaz de rescatar a sus hermanas y vengar a su familia no tienes más remedio que leer El sanador de caballos, una lectura muy recomendable que hará las delicias de quienes amamos a los caballos y de quienes gusten de novelas históricas o quieran introducirse en ellas.

Portada: http://2.bp.blogspot.com/-6NrjSuM0p9o/TpNU1TH_Q2I/AAAAAAAAGC4/7htn1Jn_JnQ/s1600/EL+SANADOR+DE+CABALLOS.jpg
Imagen: http://sevilla.abc.es/Media/201106/27/yeguas--644x362.jpg

7 de febrero de 2017

Juan Salvador Gaviota

Autor/a: Richard Bach
Título original: Jonathan Livingston Seagull
Traductor/a: Carol y Frederick Howell
Edición: 2ª ed.
Lugar de edición: Argentina
Editorial: Javier Vergara Editor
Año de edición: 1986
Número de páginas: 127
ISBN: 950-15-0579-0

Supongo que muchos habréis leído este libro tan popular desde que se publicó en la década de los setenta y que supuso todo un boom literario en las universidades norteamericanas. Lo leí por primera vez cuando estaba en el colegio, hace ya bastantes años y ni me acordaba que lo tenía, pero haciendo limpieza en el trastero dí con él y en un par de horas lo terminé.

Richard Bach nos narra la historia de Juan Salvador Gaviota, una gaviota que no es como el resto de los miembros de su bandada ya que no le interesa volar para buscar comida ni pelearse con los demás por un trozo de pan o de pescado, lo que realmente ansía es volar y sentirse libre. Por eso practica día y noche, dándose batacazos que no le impiden levantarse e intentarlo de nuevo una vez más. Sin embargo, el empeño de Juan por aprender y mejorar sus técnicas de vuelo suponen un deshonor para su bandada porque para ellos una gaviota sólo debe preocuparse por buscar comida y no perder el tiempo en hacer piruetas ni en aumentar su velocidad de vuelo. Motivo por el cual deciden desterrarlo y condenarlo a vivir solo en la roca de los acantilados. Pese a todo, Juan sigue volando por el mero placer de volar y perfeccionar sus técnicas de vuelo.

Con un estilo sencillo, Juan Salvador Gaviota no es más que una fábula o una gran metáfora sobre la realización y superación personal, así como las dificultades que entraña cumplir nuestros sueños.

No recuerdo las sensaciones que me produjo leerlo cuando era pequeña pero, a día de hoy, este tipo de libros me dejan un poco indiferente porque no me dicen nada que no sepa ya. Esto no quiere decir que me haya disgustado pero tampoco me ha apasionado, simplemente, ha sido un libro ameno que ha cumplido el cometido de entretenerme durante un par de horas como lo podía haber hecho otro libro cualquiera.

Por otro lado, investigando por la red, he descubierto que en 1973 se hizo una película basada en este libro dirigida por Hall Bartlett y nominada a los Premios Óscar a la que Neil Diamond puso la banda sonora.

Portada: http://2.bp.blogspot.com/_fevQpllQ2zY/TMsgkUf-ybI/AAAAAAAAAAc/ZY4t9TipQtQ/s1600/juan.jpeg
Imagen: http://socratesescueladecoaching.es/wp-content/uploads/2014/05/juan-salvador-gaviota-2.jpg