15 de diciembre de 2016

Las tribulaciones de Wilt

Autor/a: Tom Sharpe
Título original: The Wilt alternative
Traductor/a: Marisol de Mora
Edición: 1ª ed.
Editorial: Anagrama
Año de edición: 1993
Número de páginas: 254
ISBN: 84-339-2084-7

Después de los buenísimos ratos que me hizo pasar la lectura de Wilt decidí que no sería lo único que leería del británico Tom Sharpe y le pregunté a mi bibliotecaria. Fue ella quien me informó de que había no sólo una segunda parte sino que son cinco los libros que tienen por protagonistas a Henry Wilt y su familia; estos son: Wilt, Las tribulaciones de Wilt, ¡Ánimo Wilt!, Wilt no se aclara y La herencia de Wilt.

Tras ver que Las tribulaciones de Wilt, segunda parte de la serie, estaba disponible me lo traje a casa sin dudarlo y me encontré con un Henry Wilt al que las cosas le van bien: ha ascendido de simple profesor a Jefe del Departamento de Artes Liberales, es padre de cuatrillizas y se han mudado a una casa con jardín en un buen barrio.

Todo trascurre con normalidad hasta que un día Eva, la mujer de Wilt, alquila el ático a una estudiante alemana de poderosos encantos y Henry comienza a padecer los tormentos del amor idílico y la lujuria frustrada. Estos tormentos no serán nada comparado con los sufrimientos que tendrá que afrontar cuando descubra que su inquilina es una terrorista internacional y reaparezca en escena el inspector Flint. A partir de aquí se suceden un sinfín de situaciones a cual más rocambolescas y divertidas en las que hasta un retrete orgánico tiene su momento protagonista.

Sharpe vuelve a no dejar títere sin cabeza y, si en la primera entrega hacía una crítica del sistema educativo británico (el propio autor fue profesor de literatura e historia en un instituto politécnico), en esta segunda parte se atreve con la familia y los valores británicos así como el terrorismo del IRA.

Con un lenguaje sencillo y sin artificios pero con muchísima ironía y mordacidad, Sharpe crea una historia sumamente divertida e irreverente, -muy visual por otro lado-, en la que los diálogos y las situaciones disparatadas vuelven a ser el punto fuerte de una novela que hará las delicias de quienes gusten del humor británico y quieran pasar un rato más que entretenido.

Pese a formar parte de una serie se puede leer independientemente ya que son historias autoconclusivas. Eso sí, bien es cierto que se hacen algunas referencias a la primera novela y sería recomendable leerla, más que nada, porque hay situaciones que se comprenderá mucho mejor si se ha leído y porque se aprecia una evolución en la familia Wilt (Henry pasa de no querer ser padre a tener cuatrillizas, por ejemplo).

Aunque disfruté como una enana y me reí a carcajadas con Wilt, tengo que reconocer que Las tribulaciones de Wilt me ha gustado más si cabe. Más de uno/a me ha mirado raro al reírme en un autobús lleno de gente y habrá pensado que estoy igual de loca que los personajes creados por Sharpe pero, como dice el refrán, que me quiten lo bailao.

También dicen que no hay dos sin tres y en este caso se cumplirá porque tengo curiosidad de saber qué sorpresas nos tiene preparada la familia Wilt.

Portada: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51VUSlWWdtL._SX319_BO1,204,203,200_.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario