27 de diciembre de 2016

La suave superficie de la culata

Autor/a: Manzanera, Antonio
Edición: 1ª ed.
Editorial: Umbriel
Año de edición: 2013
Número de páginas: 318
ISBN: 978-84-92915-38-5

No sé el porqué pero siempre me he sentido atraída por las historias de la mafia y todo lo que tiene que ver con la “Cosa Nostra”, así que, cuando leí las reseñas de este libro no pude resistirme a la tentación de comprarlo. Sí, soy una friki que se ha visto El Padrino hasta saberse los diálogos casi de memoria pero ¿cómo resistirse a una sinopsis que mezcla la mafia con la CIA, un intento de asesinato contra Castro, el departamento de justicia, el narcotráfico y la muerte de Kennedy?

Aquí estoy, con mi humilde opinión de esta segunda obra de Antonio Manzanera en la que utiliza a Roger, un abogado de una de las familias más poderosas de la mafia, para contarnos en primera persona la historia de Santino, un capo acusado de asesinato y condenado a quince años de prisión. Sin embargo, la suerte de Santino cambia cuando le conceden la libertad condicional a cambio de colaborar en un plan ideado por la CIA para asesinar, nada más y nada menos, que a Fidel Castro. Y ahí entra en juego nuestro narrador, que tendrá que convertirse en la sombra de Santino desde el mismo momento que tiene que ir a recogerlo a su salida de la cárcel.

A partir de aquí seremos testigos de cómo la mafia edificó su poderío en Las Vegas a través de los casinos y de toda una corrupción que se extiende desde la más simple de las cajeras hasta los políticos más influyentes.

Dividida en nueve capítulos la acción salta del presente al pasado entre los años 1957 a 1963 siguiendo un orden línea de los acontecimientos y saltando de una época a otra para que el lector no pierda detalle de todo lo sucedido.

Manzanera utiliza un lenguaje sin complicaciones y un estilo sobrio pero cuidado que engancha al lector para que no pierda detalle de todo lo que acontece a unos personajes bien definidos. Pese a que la trama argumental está bien estructurada quedando el final cerrado, hay flecos que se me escapan como, por ejemplo, qué es lo que pasa con el plan para acabar con Castro y con el personaje de Santino. Personalmente me hubiera gustado que el autor diera, aunque sea unas pinceladas, de lo que pasa con este personaje y no dejar al lector con la duda.

Otra de las cosas que más me ha gustado es que el autor da a conocer la estructura piramidal y cómo se organiza la Cosa Nostra, desde los jefes de cada familia hasta el más insignificante de los miembros de la organización, pero dejando claro que cada cual tiene que desempeñar su función sin contemplaciones. Aunque no es El Padrino, ni pretende serlo, si tiene esa aura en el que el honor de la familia prevalece sobre todo y donde los asesinatos sólo se justifian para lograr los medios.

Aunque la he disfrutado mucho, tengo que decir que hay cosas que no me han convencido como son las descripciones de la preparación de algunos cócteles que toma Roger, personalmente me han aburrido y no los considero necesarios para el desarrollo de la trama, y, como decía anteriormente, el no saber qué pasa con Santino, si logra o no el perdón de la familia. También me ha dejado un poco fría la explicación que se da al asesinato de Kennedy que, aunque plausible, deja la puerta abierta para que el lector deje volar su imaginación y elucubre todo tipo de conspiraciones.

Salvo estos pequeños detalles reconozco que es una historia que he disfrutado y con la que he pasado un buen rato pero, tratando de la mafia, La suave superficie de la culata era una apuesta segura.

Imagen portada: http://image.casadellibro.com/a/l/t0/85/9788492915385.jpg
Imagen Las Vegas: http://www.sportsmanagementworldwide.com/sites/default/files/uploads/LasVegasSign.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario