29 de noviembre de 2016

84, Charing Cross Road

Autor/a: HANFF, Helene
Título original: 84, Charing Cross Road
Traductor/a: Javier Calzada
Edición: 9ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Anagrama
Año de edición: 2006
Número de páginas: 126
ISBN: 84-339-6982-X

84, Charing Cross Road es la compilación de la correspondencia que la autora, Helene Hanff –una escritora de guiones de teatro y televisión- mantiene a lo largo de veinte años con Frank Doel, un empleado de la librería Marks & Co. sita en la calle londinense que da título a este libro.

Esta larguísima correspondencia nace de la pasión que siente Helen por los libros antiguos (especialmente ingleses), así que cuando vio el anuncio en prensa de que Marks & Co. vendía los libros que ella deseaba, y que tanto le costaba encontrar en Nueva York a buen precio y en perfectas condiciones, no pudo resistir la tentación de escribirles y realizar su primer pedido. Al principio las cartas tienen un carácter formal y comercial pero, casi sin darse cuenta, esa relación comercial da paso a una amistad en la que los dos irán conociendo aspectos de la vida del otro: Helen conocerá a la familia de Frank y cómo viven el racionamiento de la postguerra y Frank las dificultades de ella para llegar a fin de mes.

Como veinte años dan para escribir muchas cartas, nos encontramos también con la correspondencia que mantiene Helen con algunos de sus amigos, así como con Nora, Sheila y Mary -la mujer y las hijas de Frank- y algunos de los compañeros y empleados de Marks & Co. que le agradecen los alimentos que les manda y que palian las carencias producidas por el racionamiento.

Al igual que surgió esta amistad, poco a poco, también surgen en Helen y sus amigos las ganas de conocerse físicamente, por eso la familia de Frank la invita a visitar Londres pero, cada vez que Helen reúne el dinero suficiente para realizar el viaje a esa Inglaterra literaria con la que tanto disfruta en sus libros, surge algo que se lo impide.

¿Logrará realizar algún día ese viaje tan ansiado y conocer a sus nuevos amigos ingleses? La respuesta está en este libro ameno y de muy fácil lectura debido al carácter extrovertido, ingenioso e irónico de Helen y a la corta extensión de las cartas que le dan mucho dinamismo.

Otro aliciente para leer este libro, si es que no he picado vuestra curiosidad, es saber que las cartas y los personajes son reales y que la librería Marks & Co., con sus estanterías llenas de libros con ese olor tan particular que sólo tienen los libros antiguos, también existió. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido, a parte de la veracidad de la historia, es conocer que la autora, pese al enorme éxito que tuvo este libro, murió de la misma forma que había vivido: de forma modesta y sin grandes lujos.

Otra cosa que también me ha sorprendido saber es que, pese a estar viva cuando se realizó la adaptación de esta obra al teatro, no la escogieran a ella para realizarla. Irónico tratándose de una escritora de guiones de teatro y una de las principales protagonista de esta historia cuya versión en España fue dirigida por Isabel Coixet. Para los más cinéfilos, comentarles que hay una versión cinematográfica con las interpretaciones de Anthony Hopkins, en el papel de Frank, y de Anne Bancroft como Helen.

Os recomiendo la lectura de este libro cuya historia y personajes quedan en la memoria del lector, especialmente el de Helen con el más de uno puede sentirse identificado.

Por ultimo, y como anécdota para los lectores más viajeros, os cuento que si viajáis a Londres y os acercáis a la 84, Charing Cross Road (la calle donde se encuentras las principales librerías de segunda mano) podréis ver una placa conmemorativa en el lugar que ocupó la librería Marks & Co.

Fuente de la imagen: http://3.bp.blogspot.com/_szLAIwXkfwY/TOAGB11BFzI/AAAAAAAAAkg/T9eDM02jKZE/s320/84%252C+Charing+Cross+Road.jpg

2 comentarios:

  1. Una de mis mejores lecturas del 2016!! Cómo lloré con el final... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue la mejor lectura del año pasado, es una maravilla de libro y también se me escapó alguna que otra lagrimilla.
      Un saludo.

      Eliminar