17 de septiembre de 2014

La mujer y el paisaje

Ficha técnica
Autor/a: Stefan Zweig
Editorial: Acantilado
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-96834-15-6
Páginas: 280

Hasta donde alcanzaba la vista encontraba la misma expectación que había en mí, se habían abierto grietas en la tierra que ahora se ensanchaban como si fueran pequeñas bocas sedientas; poro a poro se abrían y se expandían buscando frescor, el placer frío, estremecedor de la lluvia, y yo experimentaba algo semejante en mi propio cuerpo. Sin que fuera consciente de ello, mis dedos se crisparon como si pudieran agarrar las nubes y arrastrarlas de una vez hasta este mundo desfallecido…

La mujer y el paisaje es el compendio de seis relatos en los que se aprecia la prosa elegante del escritor austriaco y su particular embrujo a la hora de crear personajes muy bien trazados, con esa capacidad psicológica para relatar los sentimientos humanos haciéndolos muy cercanos al lector. También es destacable el derroche de descripciones –hasta en los más mínimos detalles- que permiten imaginar los distintos escenarios en los que se desarrollan los relatos.

Este compendio lo forman los siguientes textos:
-Obligación impuesta: Ferdinand recibe una carta en la que es llamado a filas recordándole que, en el plazo de unos días, ha de presentarse en las dependencias de la comandancia. Desde ese momento, el protagonista se debate entre traicionar sus principios morales o cumplir con su deber. ¿Qué decisión tomará?

-La mujer y el paisaje: ¿puede compararse el tórrido calor de un día de verano, en el que casi se puede sentir la sed de la tierra que espera con ansia las gotas de lluvia, con la sed del deseo carnal de un hombre? Según esta historia, que da título al libro, sí.

-Declive de un corazón: Salomonsohn es un hombre de edad avanzada que ha trabajo toda su vida para hacerse con una buena posición y poder complacer todos los caprichos que se le antojen a su mujer y, en especial, a su adorada hija. Durante unas vacaciones en Italia tendrá lugar un hecho que destrozará para siempre el maltrecho corazón de este hombre mayor, pero ¿qué acto será el que propicie este declive?

-Resistencia de la realidad: ¿puede volver a vivirse con la misma intensidad un acontecimiento interrumpido hace diez años? Esa es la pregunta que encierra esta historia donde un hombre y una mujer tienen la oportunidad de revivir, y terminar, ese acontecimiento que las circunstancias y el tiempo obligo a suspender.

-Descubrimiento inesperado de un oficio: desde una terraza parisina un hombre ocioso se dedica a observar la muchedumbre que pasa por delante de él sin percatarse en nadie, hasta que un insignificante hombre llama poderosamente su atención. Tras varias hipótesis, el observador se da cuenta de que ese hombre es un carterista. En esta historia Zweig hace gala de un derroche descriptivo y nos muestra –como si fuéramos nosotros el observador- el arte del carterista. Pero ¿sobre quién desplegará su buen hacer este ratero?

-Wondrak: Ruzena Sedlak, más conocida como la Calavera, ha padecido durante toda su vida las burlas de la gente por su aspecto físico y, por si esto no fuera suficiente, tras una violación da a luz a un niño sano, sin ninguna malformación, al que defenderá con uñas y dientes para que no se lo arrebate nadie. Es una historia dura, relatada sin ahondar en detalles escabrosos, sobre el coraje de una madre.

Resumiendo, un libro muy recomendable donde Zweig vuelve hacer patente su conocimiento de la naturaleza humana.

Imagen de la portada: http://www.laislalibros.com/foto/muestraPortada.php?id=978849683415

8 de septiembre de 2014

La reina en el palacio de las corrientes de aire

Ficha técnica
Autor/a: LARSSON, Stieg
Título original: Luftslottet som sprängdes
Traductor/a: Martin Lexell y Juan José Ortega Román
Edición: 7ª ed.
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Destino
Año de edición: 2009
Número de páginas: 854
ISBN: 978-84-233-4161-0

La reina en el palacio de las corrientes de aire comienza con Lisbeth herida por una bala alojada en su cerebro y, tras una complicada operación en la que se teme por su vida, aislada en el hospital hasta que pueda ser juzgada por los cargos que se la imputan, pudiendo ser encerrada nuevamente en una institución psiquiátrica.

A escasos metros, Zalachenko se recupera de las heridas que Lisbeth le propinó en su reencuentro y trata de hacer todo lo posible para terminar definitivamente con la vida de su hija.

Por otro lado, Mikael sigue investigando y dando forma al complot contra Lisbeth hasta toparse con una conspiración que afectará a las altas esferas de la seguridad sueca.

Si el comienzo consigue mantener al lector en vilo, no se puede decir lo mismo de las siguientes doscientas y pico páginas donde un resumen habría sido suficiente para introducirnos en la conspiración creada por el servicio de inteligencia sueca que trata de borrar, una vez más, las huellas de Zalachenko.

A partir de aquí empiezan a entrar en escena bastantes secundarios -unos tienen su razón de ser y otros no tanto- que ralentizan el ritmo de lectura así como las innumerables descripciones superfluas de la marca de agua que toman o del nombre de cada una de las calles donde sucede la acción.

De los tres libros éste es el que menos creíble me parece por todo lo relacionado con la sección pero también es la parte donde las piezas del puzzle terminan de encajar y donde no solo sabremos qué es lo que le sucede a Lisbeth en el juicio y cómo evoluciona su relación con Mikael, sino que fue de un personaje aparentemente olvidado: Ronald Niedermann.

Pese a todo, he disfrutado de su lectura aunque hay momento flojos y de relleno. En general, es una trilogía de fácil lectura, entretenida y que engancha pero, lo más importante, gracias a ella mucha gente se ha animado a leer, algo que debería hacerse siempre y no únicamente cuando el ranking de ventas dispara un título en particular.

Fuente imagen portada: http://1.bp.blogspot.com/-hgBlp9zLGMk/U3knxdztMOI/AAAAAAAAAZ4/vgLz17KPYw4/s1600/La-reina-en-el-palacio-de-las-corrientes-de-aire-144.jpg