13 de junio de 2017

Maldito karma

Autor/a: David Safier
Título original: Mieses karma
Traductor/a: Lidia Álvarez Grifoll
Edición: 22ª
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 2010
Número de páginas: 315
ISBN: 978-84-322-2858-2

Después de leer buenas reseñas sobre este libro, al que la crítica alemana ha calificado de fábula moderna, me entró la curiosidad por lo que decidí cogerlo en la biblioteca y aquí está su reseña.

Maldito karma tiene como principal protagonista a Kim Lange, una popular presentadora de la televisión alemana, tan centrada en su trabajo, que es capaz de hacer cualquier cosa para mejorar en su carrera profesional: desde pisotear a sus compañeros hasta dejar de lado a su propia familia. Así pues, no es de extrañar que el día del quinto cumpleaños de su hija Kim decida decantarse por la asistencia a los Premios TV en los cuales está nominada como mejor presentadora. Pero tras una entrega de premios un tanto accidentada, y de haberle sido infiel a su marido con un guapo presentador, decide subir a la azotea del hotel en el que se aloja para reflexionar sobre su situación matrimonial hasta que el lavabo de una estación espacial rusa se estampa contra su cabeza poniendo fin a sus cavilaciones y a su vida.

A partir de aquí comienzas sus problemas porque, tras pasar toda su vida por delante de sus ojos como si de una película se tratara, se despierta con una cabeza enorme, un abdomen prominente, seis patas y dos antenas. Después de este desagradable despertar tiene una charla con Buda que le explica que cuando nos morimos, según el karma que hayamos acumulado en nuestra vida, nos reencarnamos en diferentes cosas.

Como es lógico, el karma de Kim deja mucho que desear y por eso se ha reencarnado en hormiga y, si quiere reencarnarse en persona, deberá acumular buen karma. Pero nadie dijo que fuera una tarea sencilla, especialmente para quien no está acostumbrado a pensar en los demás. No obstante, no estará sola en su camino hacia la reencarnación humana ya que contará con la inestimable ayuda del mismísimo Giacomo Casanova.

¿Logrará Kim acumular el buen karma necesario para poder reencarnarse en una persona?

Como decía al principio, Maldito karma es una fábula moderna disfrazada de novela y, como toda fábula, ha de tener su moraleja: reflexionar sobre nuestras prioridades en la vida y saber valorar lo que tenemos.

Pese a éste transfondo “filosófico” es un libro divertido con el que se pasan buenos ratos, por lo menos yo me he reído bastante con las aventuras de Kim y Casanova, especialmente con las anotaciones a pie de página que reflejan las memorias de éste último.

Eso sí, no esperéis encontrar la quinta esencia literaria porque no la vais a encontrar, ni mucho menos, pero si lo que queréis es un libro de lectura ligerita como transición entre otras lecturas más pesadas, Maldito karma no es una mala opción. La única pega que le veo es que el final es demasiado edulcorado y sentimentaloide, pero es una opinión totalmente subjetiva.

Fuente portada: https://imagessl2.casadellibro.com/a/l/t0/82/9788432228582.jpg
Fuente imagen: http://www.tusiquica.com/images/buda.jpg

5 de junio de 2017

El paseo

Autor/a: Federico Moccia
Título original: La passeggiata
Traductor/a: Mireia Carol
Edición: 1ª ed.
Editorial: Planeta
Año de edición: 2010
Número de páginas: 64
ISBN: 9788408082569

Este libro llamó mi atención cuando lo vi en la biblioteca, sobre todo por esa portada tan relajante que invita a perderse en la playa y ni me di cuenta que el autor era Moccia. Al principio estuve tentada de devolverlo a la estantería pero, al leer la sinopsis, me sorprendió que no se tratara de una de sus historias de amor adolescente. El paseo es un relato intimista y muy emotivo que trata sobre la pérdida de un ser querido, en concreto la de un padre, el de Moccia, y es a él a quien se lo dedica al poco de fallecer.

Una mañana el autor se encuentra en la playa de Anzio, una playa que despierta en él recuerdos de su niñez y adolescencia. Está desierta, el mar en calma y aún no ha despuntado el alba, un escenario idílico a la par que mágico e irreal como el encuentro que allí tiene lugar. Padre e hijo se reencuentran para decirse aquellas cosas que, por un motivo u otro, nunca se dijeron y para recordar aquellos momentos felices que se quedaron gravados en la memoria.

No penséis que por el tema que trata es una historia triste porque no lo es. Es un sueño que, estoy segurísima, todos quisiéramos vivir si algo así fuera posible con ese ser querido que, desgraciadamente, ya no está. El paseo es un relato para leer con calma –aunque se lee en un suspiro por su corta extensión-, para disfrutar de una escritura intimista, casi poética, con unas descripciones muy vívidas que tocará la fibra sensible de todo aquel que decida adentrarse en sus páginas.

Tengo que reconocer que la forma de escribir de Moccia me ha conquistado por completo, sobre todo, por las descripciones de sus recuerdos y la de esa playa de Anzio que tengo la suerte de haber conocido. Supongo que el listón está demasiado alto pero tengo curiosidad por saber si esta forma de escribir se ve plasmada en sus otras obras aunque son historias de las que huyo como de la peste. Quién sabe, tal vez me enganche.

“El paseo es la historia de un hermoso sueño, de un deseo imposible que se cumple por arte de magia. Un libro que habla al corazón de padre y de hijos.”
Fuente portada: https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/81-KMng1NZL.jpg

26 de mayo de 2017

Las hijas del frío

Autor/a: Camila Läckberg
Título original: Stenhuggaren
Saga: Los crímenes de Fajällbacka (3)
Traductor/a: Carmen Montes Cano
Edición: 26ª ed.
Editorial: Maeva
Año de edición: 2014
Número de páginas: 503
ISBN: 978-84-15140-07-8

Animada por mi madre, mi gurú particular en cuanto a novelas negro-policíacas se refiere, me convenció el año pasado para leer la saga de Los crímenes de Fajällbacka y hoy os traigo la reseña del tercer caso protagonizado por la escritora Erica Falk y el comisario Patrik Hedström.

En esta nueva entrega nos encontramos con que Erica y Patrik han sido padres de la pequeña Maja pero, pese a la felicidad que supone tal acontecimiento, Erica está sumida en una depresión post-parto al darse cuenta que la maternidad no es el mundo idílico que ella pensaba; su hija sólo se queda dormida en sus brazos, pide ser amamantada cada poco rato y absorbe todo su tiempo. Por su parte, Patrik ha vuelto al trabajo y debe enfrentarse a un nuevo caso tras recibir el aviso de que un pescador de langostas ha descubierto el cadáver de una niña cuando sacaba su cubeta del agua. Cuando acude al puerto se da cuenta que la niña es Sara, la hija de Charlotte, una amiga de Erica. Aparentemente, todo indica que se trata de un triste accidente hasta que los datos de la autopsia revelan que Sara fue asesinada. ¿Quién puede ser tan cruel para hacerle daño a una niña de siete años?

Patrik y sus compañeros tendrán que investigar para dar respuesta a ésta pregunta que constituye el eje central de la novela pero no será el único ya que se entremezcla con los flashbacks al pasado de una historia acontecida entre los años veinte y cincuenta cuya protagonista indiscutible es Agnes, una niña rica de papá a la que han malcriado toda su vida y que siempre consigue lo quiere. Todo; incluso a Anders, un picapedrero del que se encapricha, pero su vida cambiará por completo cuando descubra que está embarazada y su padre la obligue a casarse. ¿Hasta dónde será capaz de llegar Agnes para conseguir sus metas?

De las tres novelas está es la que más me ha gustado hasta el momento porque, a parte de la investigación del asesinato -que he disfrutado como una enana-, también se tocan otra temas interesantes como el TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), el Síndrome de Aspergen (trastorno neurológico del desarrollo que afecta a la capacidad de relacionarse socialmente ya que quienes lo padecen no aprecian la comunicación no verbal, ni las ironías, bromas, sentimientos, etc., también al sistema cognitivo y locomotor), la pedofilia, el maltrato en todas sus vertientes y el suicidio, entre otros. Aunque no se profundiza en cada tema sí sirve para que el lector reflexione sobre todos ellos, algunos han despertado mi curiosidad, como el Aspergen (del que no había oído hablar en la vida), y otros han encendido mi ira (especialmente la explicación que da uno de los personajes para justificar la pedofilia).

Tal vez parezca que hay muchos frentes abiertos pero no es así puesto que estos temas se integran a la perfección en la trama y la historia gira sobre el asesinato de Sara y la historia del pasado de Agnes. ¿Qué relación puede haber entre dos historias que, a simple vista, nada tienen en común? Es algo que tendréis que descubrir vosotros mismos si os animáis a leer Las hijas del frío.

Läckberg crea una historia con un inicio potente puesto que a nadie le deja indiferente el asesinato de un niño, así sea en una novela, y la acción va de menos a más haciendo que el lector elucubre posibles sospechosos así como los motivos que pueden llevar a una persona a cometer un acto tan deleznable.

Soy de esas lectoras que les gusta adivinar quién es el culpable y, en este caso, no he sido capaz de averiguarlo hasta que era obvio, cosa que agradezco gratamente. Lo mismo me ha pasado con la relación que hay entre las dos historias, no veía qué nexo podía haber entre ellas y al descubrirlo me he quedado de piedra. Pero cuando piensas que ya no puede haber más sorpresas, Läckberg riza el rizo en la última página y te deja estupefacta con un acontecimiento que, aunque puedes llegar a intuir tras sopesarlo, no te lo esperas para nada y te dan ganas de ponerte a leer la siguiente entrega de la saga.

Creo que queda patente lo mucho que he disfrutado leyendo esta novela y no sólo porque me ha sorprendido el final sino también porque me sigue resultando muy ameno que se intercale la vida de los personajes permitiendo conocerlos más y ver cómo evolucionan, tanto Erica y Patrik como los secundarios, Martin y Mellberg entre otros.

Habrá quien diga que leído uno leído todos y, puede ser, Läckberg usa la misma fórmula en sus libros: alguien descubre una persona muerta, aparentemente es un accidente, la autopsia desvela un asesinato y se investiga el caso pero es que, si algo funciona, para qué cambiar. Los personajes están bien construidos, las descripciones son buenas para imaginar lo que vamos leyendo y nos metamos más en la historia y las páginas vuelan.

Si os gustan este tipo de historias Las hijas del frío os hará pasar unos buenos ratos de lectura entretenida pero, aunque cada libro es un caso diferente y es autoconclusivo, os recomiendo empezar por La princesa de hielo porque disfrutareis muchísimo más viendo la evolución de los personajes, como ya os decía anteriormente, y os meteréis más de lleno en la historia.

Lástima que Crimen en directo esté en casa de mis padres porque sino me habría puesto a leerlo ya mismo pero tendrá que esperar a que vaya de visita y se venga acompañado de Las huellas imborrables para no quedarme con el ansía de saber qué pasará.

Saga Los crímenes de Fajällbacka:
1.La princesa de hielo
2.Los gritos del pasado

19 de mayo de 2017

La cocinera de Himmler

Autor/a: Franz-Olivier Giesbert
Título original: La cuisinière d’Himmler
Traductor/a: Juan Carlos Durán Romero
Edición: 1ª ed.
Editorial: Alfaguara
Año de edición: 2014
Número de páginas: 335
ISBN: 978-84-204-1590-1

Si no hubiera sido porque me lo regalaron dudo que lo hubiera leído por muy buenas críticas que haya tenido. Creo que es más el bombo y platillo que le dieron en su momento que lo que realmente es y, por lo general, huyo en dirección contraria de este tipo de libros. Sin embargo, que le hubiera engancho a mi madre hizo que despertara en mí cierta curiosidad ya que es difícil que un libro le dure menos que un caramelo en la puerta de un colegio si no se trata de novela policíaca.

Así que decidí leerlo y me ha costado horrores terminarlo. No porque sea un mal libro o esté mal escrito sino porque no he conseguido conectar con Rose, la protagonista, una anciana que narra en primera persona su biografía. Desde su nacimiento, en pleno genocidio armenio, nos hace testigos de los hechos más relevantes del siglo XX como, por ejemplo, el ascenso al poder de Hitler, la ocupación nazi, la inmigración a Estados Unidos y maoísmo de la China comunista así como la muerte de sus padres, su marido y sus hijos; su pasión por la cocina y el sexo, o, su sed de venganza que solo se sacia cuando es consumada.

Giesbert crea un personaje con carácter que, en un principio, despertó mi simpatía al ver a una anciana con el arrojo suficiente para enfrentarse ella solita a un ladrón al que apunta con su pistola pero, a medida que la historia avanza, ese interés ha ido decayendo al no parecerme nada creíble que tenga que matar para poder vivir tranquila o que una salamandra que habla sea la voz de su conciencia.

Sí tengo que reconocer que se lee bien, que el ritmo es rápido debido a capítulos cortos, un lenguaje sencillo pero cuidado, diálogos abundantes y que la parte histórica está bien tratada pero veo una trama muy flojita que arranca con mucha fuerza y se deshincha a medida que pasan las páginas.

Soy de la opinión de que cada libro tiene un tipo de lector y un momento en que leerse, probablemente ni yo sea una buena lectora para esta historia ni lo haya leído en el momento oportuno pero sí tengo claro que no volvería a leerlo porque lo único que ha conseguido engancharme es la pasión de Rose por la cocina y volver a viajar a París o Alemania a través de los pasajes que narra.

Por lo demás, La cocina de Himmler es una historia que podría haber dado mucho más juego por su frescura y originalidad pero que cojea con unas partes poco creíbles y un final, a mi modo de ver, mal rematado.

Fuente portada: http://www.culturamas.es/wp-content/uploads/2014/02/portada-cocinera-himmler_grande.jpg
Fuente imagen: http://www.casabarrera.com/shop/5271-home_default/salamandra-hojas-g-3-colores-22x1x40.jpg