12 de diciembre de 2017

Ángeles y demonios

Autor: Dan Brown
Título original: Angels and demons
Traductor/a: Eduardo G. Murillo
Editorial: Umbriel
Edición: 1ª ed.
Año de edición: 2004
Número de páginas: 608
ISBN: 978-84-95618-71-9

Hace siglos que tengo este libro por casa y, sinceramente, ni me acordaba de él hasta que leí la reseña que hizo Sandra en su blog Sueños entre letras. Así que, pese a decir que no iba a empezar más series o sagas, aquí estoy con la primera entrega de la serie protagonizada por Robert Langdon.

Brown da comienzo a este thriller en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) donde encuentran muerto en su laboratorio a uno de sus físicos, Leonardo Vetra, completamente desnudo y con la palabra “Illuminati” grabada a fuego en su pecho. Por ello Max Kohler, director del CERN, se pone en contacto con el experto en simbología religiosa Robert Langdon para explicarle que no solo han asesinado a Vetra sino que han robado el experimento en el que Leonardo y su hija Vittoria habían estado trabajando: la antimateria, una fuente de energía, si se hace buen uso de ella, o un arma de destrucción masiva si cae en las manos equivocadas.

Con el asesinato de Vetra todo indica que la orden extinta de los Illuminati ha vuelto a resurgir al amenazar a la Iglesia católica con destruirla desde dentro ya que han colocado la antimateria en algún lugar de El Vaticano. Desde ese momento comienza la cuenta atrás para Langdon y Vittoria, que aunarán fuerzas para encontrar al asesino y evitar que explote la antimateria. Junto a ellos viajaremos a lugares emblemáticos de Roma, como el Panteón de Agripa, Santa María del Popolo o a la Fuente de los Cuatro Ríos para seguir el camino de la iluminación, a través de las “pistas” que la orden dejó en la ciudad en obras de Bernini, y localizar tanto la guarida de los Illuminati como a su líder.

El autor enmarca esta trama en los días posteriores a la muerte de un Papa y con el Cónclave a punto de celebrarse. Si las cosas podían complicarse para los protagonistas, con estas circunstancias añadidas ni os cuento ya que la acción va in crescendo a medida que se va desarrollando la historia.

Tengo que reconocer que es un libro que me ha enganchando desde las primeras páginas porque tiene ingredientes bastante atractivos para alguien que, como yo, disfruta con una novela de asesinatos; más si le añades una orden secreta extinta hace siglos, un asesino que mata siguiendo los cuatro elementos (tierra, aire, fuego y agua), una trama atrayente y una localización tan impresionante como es la ciudad de Roma.

Según iba leyendo había cosas que me llamaban la atención, como que a los Papas no se les realizan autopsias, que el Cónclave se sigue realizando con el mismo ritual de siglos atrás y que es el camarlengo del Papa fallecido quien lo organiza y administra la Iglesia y El Vaticano hasta el nombramiento del nuevo Pontífice. También me ha sorprendido la imaginación que tiene Brown para dar significado, por decirlo de algún modo, a la simbología de las obras de Bernini para relacionarlas con los Illuminati. Si leéis el libro, o ya lo habéis hecho, entenderéis a qué me refiero.

El Vaticano
Una de las cosas que me gustan de este tipo de libros es descubrir antes que los protagonistas quién es el asesino, en este caso quién es el líder de Illuminati, y tengo que decir que, cuando todo apuntaba a quien yo pensaba, Brown me da en los morros con el personaje menos obvio. No será ésta la única sorpresa que se guarde en la manga ya que se revela un secreto que deja con la boca abierta y que daría pie a un debate interesante.

También he disfrutado con la “eterna lucha” Religión – Ciencia, el eje principal en el que gira la trama, y que a través de ciertos personajes se irán exponiendo razonamientos de ambas partes para justificar las atrocidades que se han cometido en nombre de la Iglesia y en pos del avance científico para dar sentido al origen del universo, de la vida… de todo. Soy atea y esto es una novela de ficción, además, tampoco me creo todo lo que leo pero sí estoy de acuerdo con el autor en que Ciencia y Religión van de la mano.

Como no todo puede ser perfecto, hay cosas que no me han terminado de gustar. Entre ellas el final que me ha parecido excesivamente fantasioso porque no lo veo nada plausible, vale que es una novela pero es demasiado para mi sentido común. Tampoco creo que, en el tiempo que tienen antes de que explote la antimateria, se pueda recorrer toda Roma tras un asesino, dar con la guarida de los Illuminati y explorar la biblioteca vaticana, entre otras cosas. Quizá sea demasiado quisquillosa pero, en mi opinión, a Brown se le ha ido de las manos el final.

Pese a todo, he disfrutado con la lectura de Ángeles y demonios así como con sus personajes y ambientación. No es la quinta esencia literaria pero es un libro que engancha desde el principio, tiene un ritmo muy ágil y el estilo del autor es sencillo y sin artificios. Así que, seguramente me anime a leer la segunda entrega de la saga Robert Langdon: El código Da Vinci.

Fuente portada: http://www.elresumen.com/libros/angeles_y_demonios.jpg
Fuente imagen: http://infocatolica.com/files/17/08/vaticano.jpg

4 de diciembre de 2017

Wilt no se aclara

Autor: Tom Sharpe
Título original: Wilt in noowhere
Traductor/a: Gemma Rovira
Editorial: Anagrama (Colección compactos)
Edición: 2ª ed.
Año de edición: 2013
Número de páginas: 259
ISBN: 978-84-339-7279-8

Wilt no se aclara es la cuarta entrega de la saga protagonizada por la disparatada familia formada por Henry, Eva y sus cuatrillizas. En esta ocasión, nuestros protagonistas se encuentran en la época más deseada por todos, las vacaciones, pero Henry tiene unos planes muy distintos a los de su mujer para disfrutar de sus días de asueto.

Eva decide que este año toda la familia viajará a Estados Unidos para visitar a sus tíos, los cuales no tienen hijos, y, de paso, intentar que tomen a las cuatrillizas comos sus futuras herederas. Sin embargo, Henry no tiene pensado viajar con su familia ya que quiere recorrer la Inglaterra profunda sin rumbo fijo y, para lograr su objetivo, le dirá a su mujer que se tiene que quedar a preparar el temario para el nuevo curso.

A partir de aquí, lo que prometían ser unas apacibles vacaciones, se convierten en una sucesión de alocadas situaciones que convertirán a Eva en sospechosa de tráfico de drogas y a Wilt en sospecho de incendiar una mansión así como de matar a un miembro de la cámara de los lores.

Como en los anteriores libros Sharpe sigue haciendo gala de un humor negro muy particular, así como de una ironía mordaz con un lenguaje sencillo y sin artificios. No obstante, en esta cuarta entrega, los hechos que desencadenan las situaciones rocambolescas por las que pasa la familia Wilt no me han parecido tan divertidas ni ingeniosas como en Wilt o Las tribulaciones de Wilt (sin duda, mis libros favoritos de la saga).

No será hasta el final de la trama cuando apreciemos nuevamente el tipo de divertidas situaciones que me hicieron disfrutar en los primeros libros pero, si bien en esas entregas el personaje estrella era Henry Wilt, en esta ocasión pasa a un segundo plano para ceder protagonismo a sus adolescentes cuatrillizas que resultan ser una autentica pesadilla para cualquiera que se cruce en su camino.

Si bien es cierto que he disfrutado de su lectura, tengo que reconocer que no me he reído como en las primeras entregas aunque hay pasajes que sí me han hecho soltar alguna que otra carcajada, pero han sido los menos.

Por otra parte, he notado que el lenguaje que emplean los personajes se ha vuelto más soez al usar expresiones malsonantes y no sé si es debido a la traducción –cosa poco probable- o que así lo quiso el propio autor pero que no me han gustado en absoluto.

Aunque es una lectura entretenida, a la que en mi opinión le sobran algunos pasajes, no está al nivel de sus predecesoras pero hará pasar un buen rato a quien guste del humor mordaz e irónico del irreverente Tom Sahrpe.

27 de noviembre de 2017

Entre manos |11|

Por fin he terminado con la saga Wilt, de la que tengo pendiente subir las reseñas de los dos últimos libros, y me tocaba elegir nueva lectura. Hace unas semanas leí la reseña de un libro que tengo en casa desde que se publicó y del que ni me acordaba, así que, gracias a Sandra de Sueños entre letras, me he animado a leer el primer libro de la serie protagonizada por Robert Langdon: Ángeles y demonios de Dan Brown.

Recuerdo que cuando se publicó vivía en Italia y se generó bastante controversia con este libro, veremos a ver si es para tanto. Además, el mes que viene viajo a Roma y, a parte de El Vaticano, me gustaría visitar alguno de los lugares donde trascurre la acción.
“Robert Langdon, experto en simbología, es convocado a un centro de investigación suizo para analizar un misterioso signo marcado a fuego en el pecho de un físico asesinado. Allí, Langdon descubre el resurgimiento de una antigua hermandad secreta: los illuminati, que han emergido de las sombras para llevar a cabo la fase final de una legendaria venganza contra su enemigo más odiado: la Iglesia católica.
Los peores temores de Langdon se confirman cuando los illuminati anuncian que han escondido una bomba en el corazón de la Ciudad del Vaticano. Con la cuenta atrás en marcha, Langdon viaja a Roma para unir fuerzas con Vittoria Vetra, una bella y misteriosa científica. Los dos se embarcarán en una desesperada carrera contrarreloj por los rincones menos conocidos del Vaticano.
Ángeles y demonios, la primera aventura del carismático e inolvidable Robert Langdon, es un adictivo y trepidante thriller sobre la eterna pugna entre ciencia y religión. Esta lucha se convierte en una verdadera guerra que pondrá en jaque a toda la humanidad, que deberá luchar hasta el último minuto para evitar un gran desastre”
¿Qué os parece? ¿Lo habéis leído?

Fuente portada: http://www.elresumen.com/libros/angeles_y_demonios.jpg

21 de noviembre de 2017

El gato negro

Autor/a: Edgar Allan Poe
Título original: The black cat
Traductor/a: Ana Arakistain Jáuregui
Edición: 1ª ed.
Editorial: Desclée de Brouwer
Año de edición: 2001
Número de páginas: 48
ISBN: 978-84-330-1597-6

Los clásicos de la literatura siempre me han dado un gran respeto y, por qué no decirlo, también muchísima pereza pero, desde que en mi biblioteca han puesto la sección de novedades junto a la de clásicos, cada vez que me acerco y paso por delante de todos esos libros me entran remordimientos.

En la última visita a la biblioteca me encontré con una versión en euskera de El gato negro de Edgar Allan Poe, pensé que no estaría mal ir empezando por algo cortito y me lo llevé. No me he arrepentido de haberlo hecho.

Publicado por primera vez en 1843 en el periódico Saturday Evening Post, El gato negro está considerado como uno de los cuentos más espeluznantes de la literatura. Poe da paso a su protagonista para que sea él quien nos cuente en primera persona una historia que no dejará indiferente a quien quiera conocerla. Es la historia de un hombre normal y corriente que desde su tierna infancia siempre ha sentido amor por todo tipo de animales poseyendo, incluso, varias mascotas. Ente ellas, un enorme gato negro al que profesa un especial cariño.

Como las dos caras de una misma moneda, nuestro narrador también tiene un lado oscuro que sale a relucir cada vez que el alcohol se apodera de él haciendo que su carácter mude hasta convertirlo en un ser despiadado y violento que siente placer al torturar a los animales que tanto quiere.

Una de tantas noches, al llegar ebrio a casa, decide satisfacer su lado violento torturando a su querido gato de una forma cruel: sacándole un ojo. A partir de ahí, el pobre gato no hace sino esquivar al amo haciéndole sentir cada día más despreciado hasta el punto que decide ahorcarlo por el mero placer de verlo sufrir.

Días después de suceder este hecho, ocurren una serie de acontecimientos que hacen que se nos ponga el bello de punta al tener a otro gato, también enorme y negro como el anterior, un papel decisivo en el devenir de la historia. Qué es lo que ocurre y qué papel juega este nuevo gato en la trama es algo que tendréis que averiguar vosotros mismos si queréis saber cómo termina este relato que, como decía al comienzo, no deja a nadie indiferente.

Con un par de personajes y en poquísimas páginas, Poe demuestra una destreza magistral creando una historia de terror psicológico que atrapa al lector con un lenguaje cuidado y un ritmo narrativo que te trasporta a una atmosfera oscura y siniestra.

Como amante de los animales que soy esta obra de Poe me ha provocado una profunda repulsión hacia el protagonista al torturar en el modo que lo hace al pobre gato, repulsión que no había sentido nunca antes por ningún personaje literario. Sin embargo, tengo que reconocer que El gato negro me ha sorprendido gratamente y que ha sido un comienzo estupendo en mi incursión de los clásicos de la literatura.

Fuente portada:https://pictures.abebooks.com/SERLOGAL2012/md/md19302579355.jpg
Fuente imagen: https://catsgatitos.files.wordpress.com/2009/04/gato20negro.jpg